¿Qué es el Story brand?

Story Brand es una técnica de storytelling donde nuestro cliente, el personaje principal, se enfrenta a un problema, el cual nosotros nos mostramos como una referencia, contándole una solución, mostrándole cómo será su futuro si toma nuestro acompañamiento.

Para convertirte en un experto contador de historias (y captador de héroes), vas a aprender:

  • Cómo crear una storybrand en siete pasos.
  • Qué plantilla de storybrand puedes utilizar.
  • Un ejemplo práctico.

Cómo crear un storybrand en siete pasos

Lo primero que hay que saber es que para contar la historia de tu cliente debes conocer a fondo a tu cliente. Prueba a completar su plantilla de Buyer Persona (o, en el caso de audiencia, Reader Persona) y continúa con el storybrand.

  1. El héroe (no eres tú)

Lo primero que debes comprender es que el protagonista nunca vas a ser tú (como empresa). El protagonista siempre es nuestro cliente. La historia que interesa a cada persona es la suya propia, no la de una entidad “con más de cien años vendiendo los mejores productos”.

El cliente es alguien que quiere algo. Tan sencillo como eso. Es Caperucita Roja llegando a casa de la abuela, es el Lobo queriendo comerse a Caperucita. O el cazador, queriendo atrapar al Lobo.

  1. Tiene un problema

Toda historia tiene un villano. Puede ser la inocencia de Caperucita, el propio Lobo o el dilema de dejar sola a una niña pequeña en un bosque. Hay tres tipos de problemas que puede tener tu cliente:

  • El problema más evidente, un obstáculo que no podemos controlar.
  • Miedo, limitación, inseguridad… dentro de la mente del protagonista.
  • Filosófico. Una pregunta más profunda que motiva (o desmotiva) al héroe.
  1. Y encuentra a un guía

O a tu marca. Porque no eres protagonista, pero sí juegas un papel fundamental en la historia de tu cliente. Eres el genio de la  lámpara, Gandalf o un maestro Jedi. En el caso de Caperucita Roja, podrías ser su mapa.

El guía debe cumplir dos características: ser empático (que te conozcan, entiendan y vean en la marca algo más que una fría empresa) y tener autoridad (en resumen, saber de lo que se habla).

  1. Que le da un plan

No serías un buen guía si no tuvieras un plan bajo la manga. Los planes que tu marca debe ofrecer a tu cliente constan de dos apartados. Un proceso, o ruta a seguir (el camino marcado en el mapa de Caperucita) y un acuerdo (tus mensajes e ideas que ofreces al protagonista como guía).

  1. Y le llama a la acción

Debes ser también el empujoncito que hace falta para que el héroe se ponga en marcha. Puedes ser directo (en un mapa serías una enorme cruz con el mensaje “llega hasta aquí”, en una web un CTA bien implementado) o transicional (algo que atraiga su atención, un “tú me das yo te doy”. Lead magnets como ebooks, descuentos, muestras…).

Y sí. Necesitarás añadir más de uno ( eso sí, con sentido) a la historia que estás formando. En la actualidad, el cliente pierde el interés muy rápido.

  1. Consiguiendo el éxito

Caperucita llega a casa de su abuela sana y salva. En marketing digital, medir el éxito implica establecer unos KPIs, cuantificar un objetivo y observar si estos se cumplen, alterando el plan trazado con anterioridad para conseguirlo.

Para comunicar el éxito a tu cliente deberías ponerles en la situación ideal, es decir, diles directamente dónde van a estar, llegar o conseguir gracias a tu plan.

  1. Evitando el fracaso

También debes contarles directamente todo lo que van a perder si no cuentan con tu ayuda. La historia terminará mal, con todos los problemas sin resolver: una niña devorada por un lobo, una abuela triste y desolada… ¿no es el final feliz que imaginábamos no?

Si no hay riesgo no hay una buena historia. Todos nos enganchamos a una pantalla en los momentos de mayor tensión, cuando parecía que el héroe estaba a punto de perder. Pero menos mal que no perdía. Y menos mal que tu cliente no quiere perder.

  1. La transformación del héroe

Al esquema SB7 se le añade una octava caja, y no es otra que la evolución del protagonista. El guía (tu marca) debe conseguir que el personaje cambie totalmente del principio al final de la historia. Caperucita ya no es una niña que desconoce el bosque. Ahora sabe el camino más largo, no tiene miedo al lobo y va a visitar a su abuela todos los sábados.

Ahora que conoces cómo funciona el storybrand, te vamos a contar una historia ficticia de un cliente de una marca de ropa deportiva asequible. ¿Eres capaz de detectar todos los factores?

“Un señor, de alrededor de unos 45 años, en baja forma, quiere empezar a hacer deporte de montaña de media intensidad. Tiene miedo de no conocer bien ese mundillo, de lo que pensarán los demás cuando le vean, de sus propias limitaciones físicas. Por suerte, preguntando a sus contactos, ha dado con una marca de ropa que le promete todo el confort y comodidad en las actividades más sencillas y más extremas. Una ropa que se adapta a la persona, no al revés. Además, ahora están haciendo algunos descuentos por su apertura de tienda online. Un clic, y, unos días más tarde, nuestro protagonista ya puede ponerse al nivel de sus amigos más montañeros, sin temor a ese ridículo que le frenaba. ¡Está hecho todo un deportista!”

Si te decides a conocer el storybrand de tu cliente ( o de todos ellos), pero aún no lo resuelves de buena manera, no dudes en contactar conmigo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.